S6301070
Su sabor dulce conviene a casi todos los alimentos. Se la emplea en multitud de platos, tanto salados como dulces, particularmente con cereales, en ensaladas, pasteles, biscuits, repostería, helados y dulces, especialmente en la composición del mazapán, pueden pelarse fácilmente. Se trata de echarlas en agua hirviente y dejarlas a remojo 2 ó 3 minutos, hasta que su piel se hinche. Escurrirlas, pasarlas bajo el chorro de agua fría y quitar la piel. 00 g de almendras (crudas) aportan el mismo contenido proteico que 100 g de trucha (cruda).

Arriba  
inicio >